Los postbióticos pueden ayudar a proteger a los obesos de la diabetes