Inestabilidad laboral, acoso y bajos salarios detonan la obesidad