La obesidad y la depresión están relacionadas y deberían de tratarse juntas.