La lucha contra la obesidad en los Estados Unidos fracasa