La obesidad y la diabetes provocan un millón de nuevos cánceres al año en el mundo