Andalucía planta cara a la obesidad: adiós a los dulces en los colegios