Preguntas Frecuentes

Debe ser discutida específicamente con su cirujano. Pros y contras. Riesgos. Formas de llevarla a cabo, etc. La información que recibirá será completa y se responderá a todo lo que pregunte.

En las operaciones simples y restrictivas (gastrectomía vertical laparoscópica)  reduciendo la cantidad de comida que se puede ingerir, porque el estomago es más pequeño y se llena enseguida, y eso está acompañado por la ausencia de hambre. Al comer menos se pierde peso.

En las operaciones como el bypass gástrico, hay además un ingrediente de mal absorción ya que se omite el paso alimentario por una porción del intestino delgado. De esta forma, no se “aprovecha” toda la carga de nutrientes de los alimentos ingeridos.

Toda cirugía tiene riesgo y la cirugía Bariátrica, que es una cirugía mayor, no es una excepción. Sin embargo, tiene hoy menos riesgos que la mayoría de las operaciones, y los riesgos de la operación son mucho menores que muchas de las enfermedades causadas por la obesidad. El cirujano le  explicará los riesgos de cada operación que realice.

Normalmente el paciente está ingresado dos días, si no se presenta alguna alteración.

Depende de cada individuo y la técnica utilizada. Normalmente oscila entre 45 minutos hasta 2 horas y media, desde el inicio de la misma. Pero nunca nos gusta fijar u tiempo determinado. Siempre, en el inicio de la intervención en si (tras la preanestesia, colocación, anestesia, etc) avisamos a los familiares  a su habitación para que no se intranquilicen y que sepan que desde ese momento se inicia la intervención en sí.

Las grapas son permanentes.  Todas las operaciones son, en principio, para toda la vida, porque si se deshace la operación el paciente vuelve a ganar peso. Las grapas no se sienten y por lo tanto no molestan. No afectan a la vida habitual. No se detectan por arcos de aeropuertos, ni de otro tipo.

Depende de cada persona.  Normalmente, entre 2 y 4 semanas tras la intervención.

La dieta después de la cirugía es forzada las primeras semanas. Aproximadamente al mes, la dieta es libre excepto unas mínimas restricciones que se le explicarán en la consulta.

Depende de cada persona, del tipo de operación, y sobre todo, del correcto seguimiento de las normas que le demos.Lo normal es  perder  varios kilogramos mensualmente al principio, para luego ir rebajando la pérdida hasta 12-18 meses.

Depende del individuo y la técnica utilizada. Se considera un éxito si se pierde más de la mitad del sobrepeso del paciente. La mayoría de las intervenciones lo superan sin problema. Ninguna intervención da un éxito del 100% a todos los pacientes. Siempre tendrá mucha importancia el grado de seguimiento de las normas que le demos.

Porque el paciente obeso, y más si tiene patologías asociadas, ha probado todo tipo de dietas y ha fracasado. La obesidad mórbida es una enfermedad “grave”,  caracterizada no solo por el peso del paciente, sino por la presencia de otros problemas médicos importantes (hipertensión, diabetes, artritis, enfermedad cardiaca, etc.). Estos pacientes necesitan perder peso y la cirugía es lo único efectivo y con resultado mantenido a largo plazo en el momento actual.

El licor es una fuente importante de calorías que no va a producir una sensación de llenado en el paciente sometido a cirugía bariátrica, sino que va a ser rápidamente absorbido en el intestino. Al ser una fuente concentrada de calorías, su consumo debe ser controlado, pues si se toma en exceso, puede producirse un freno en la pérdida de peso o una ganancia considerable de peso con el paso del tiempo.

La cirugía bariátrica es el mejor tratamiento disponible hoy en día para el manejo de la obesidad severa y mórbida, pues con ésta se logra una pérdida de peso significativa y permanente. Sin embargo no es infalible; Puede presentarse un aumento de peso con el paso del tiempo, cuando el paciente no sigue las recomendaciones que le hemos explicado y recomendado respecto a su alimentación y sus hábitos de vida. Un consumo exagerado de dulces, helados, chocolate y licor puede producir nuevas ganancias de peso o frenar la pérdida de peso antes de lo esperado. Aunque es infrecuente, puede ocurrir cuando el paciente se aleja mucho de las recomendaciones médicas.

Si, la absorción de los medicamentos no se altera de manera importante después de una cirugía bariátrica. Se pueden tomar medicamentos de forma normal para cualquier otro problema.

Salvo excepciones,  nuestros pacientes no necesitan pasar a la Unidad de Cuidados Intensivos después de una cirugía bariátrica. El 99% de los pacientes son trasladados a una habitación normal en condiciones de sentarse en una silla fuera de la cama e inclusive de empezar a caminar el mismo día de la operación. Cuando el paciente tiene una obesidad muy severa (índices de masa corporal mayores de 60 kg/m²), asociada a problemas graves de salud,  a veces es necesario trasladar al paciente a la Unidad de Reanimación o la de Cuidados Intensivos (según recomiende el Anestesista), usualmente durante las primeras 24 horas después de la operación.

La cirugía bariátrica desarrollada con técnicas laparoscópicas, dejará varias cicatrices de 0,5 cm a 1 cm de largo. Aun cuando son mínimas, la visibilidad de las mismas, puede variar dependiendo del paciente. El resultado estético es muy bueno en la gran mayoría de las ocasiones.

La mayoría de los pacientes con obesidad presentan un excedente de piel importante, el cual se vuelve muy aparente después de la pérdida de peso. Aunque una buena alimentación, un buen programa de ejercicio y dejar de fumar pueden disminuir la flacidez de la piel, un número significante de pacientes presenta esta complicación. Dependiendo de la importancia de la misma, podrá ser corregida posteriormente por Cirugía Plástica.

preguntas_frecuentes