JUAN ANTONIO SÁNCHEZ MIRALLES

Fui intervenido el día 2 de Marzo del año 2004, desde entonces hasta hoy mi vida ha dado un giro de 180º. El cambio físico creo que es más que evidente pero sobre todo aunque sigo siendo la misma persona no siento de la misma forma. Antes había cosas tan elementales como ir al cine que no podía hacer, cuando salía tenía dos moratones en los muslos de la silla, o salir de fiesta era algo que no solía hacer ya que todo el mundo te miraba de forma rara, y claro eso si siempre con “mira el gordo ese” en el pensamiento.

Hasta ahora con mis 30 años ha sido la decisión más seria que he tomado pero la volvería a tomar un millón de veces, he ganado en calidad de vida, puedo ir al cine, salir por la calle sin que nadie te mire, comprarme ropa, moverme, agacharme, andar, correr, y sobre todo reír y disfrutar de los momentos que nos depara la vida, “soy una persona normal” y eso es lo más grande que me ha pasado, sentirme normal.

Ya hace casi 7 años que me sometí a esta operación pero han sido los mejores años de mi vida, es cierto que hay problemas adversos por mi tipo de intervención pero eso no es nada comparado con lo que se gana. Y os preguntareis ¿que se gana? CALIDAD DE VIDA.

Para concluir solo decir una cosa que realmente son tantas las sensaciones de cambio que se han producido en mí, que es imposible de describirlas.