Rocio

Hola me llamo Rocío y me operé de cirugía bariátrica. El 3/6/12, pensaba 106 kilos y ahora peso 68 kilos; esos 38 kilos perdidos me han devuelto la felicidad. En estos dos años ha cambiado mi vida completamente, hoy día me muestro como realmente soy sin ningún miedo a nada y a nadie.

 

La decisión la tome nada más salir de la consulta del doctor Ferrer; sabía que si hacía algo de esto sería con él y con su equipo, por las palabras de apoyo y porque realmente sentí que ellos me entendían y sabían que no era sólo un problema de comer mal sino que era una enfermedad; además siempre me ha apoyado mi familia que para mí fue muy importante.

 

El día de la operación no sentía miedo ni nervios y estaba tranquila porque estaba en sus manos, si lo tuviera que hacer lo haría sin pensar, a pesar de que tuve un problema y tuve que volver al quirófano al día siguiente y mi estancia en el hospital fueron unos días más; debo reconocer que ahí si pasé miedo, por las muchas cosas que todos leemos en Internet pero gracias al equipo entero y en especial a María José, que no me soltó la mano y estuvo pegada a mí en todo momento, lo cuento hoy como una anécdota sin importancia.

Pero todo esto ya pertenece al pasado, yo me considero una persona nueva; sólo me queda dar las gracias de todas las maneras posibles tanto al doctor Ferrer como a su equipo de esta nueva vida, además del trato exquisito que me han dado tanto el doctor Ferrer como María José en cada una de las visitas.

 

¡¡Gracias!! ¡¡Gracias!! y ¡¡Gracias!!