Los partidos políticos quieren luchar contra la obesidad